jueves, 1 de julio de 2010

No se confunda, acreditación no es negociación


La acreditación en la que se encuentra Arcis, se ha utilizado en gran parte de los discursos que emanan de parte de la dirección. No ha sido diferente en la negociación colectiva que mantiene con el Sindicato de trabajadores. En la carta que el rector envía a toda la comunidad plantea, la postergación de esta negociación hasta el término del proceso ante la CNA, argumentando que será beneficioso para todos los estamentos negociar en otra fecha, ya que no estarán las condiciones para lograr ese objetivo.

Los fundamentos de la asamblea de trabajadores, que rechazó esta propuesta, se basa en que no existe una relación entre los dos procesos y además en dos años estaremos negociando nuevamente y la Universidad estará en otro proceso de acreditación. ¿Si accediéramos ahora, en dos años nuevamente nos pedirán postergarla? Existe una constante petición, por parte de los directivos de esta casa de estudios, de gestos de los trabajadores, a los cuales se ha accedido en innumerables ocasiones sin recibir mucho a cambio.
La última y más importante de estas demostraciones que ha hecho el conjunto de trabajadores fue la entrega de un 5% de remuneraciones y beneficios en el año 2004 para que Max Marambio aportara capitales a una universidad en crisis. Si hiciéramos una retrospectiva, nos encontraríamos con otro cúmulo de gestos de parte de los trabajadores hacia los directivos de esta universidad, que este boletín no aguantaría.
Los trabajadores somos y seremos siempre un aporte para Arcis, pero afirmamos que el proceso de acreditación institucional debe ser una constante y no se pueden tener excusas para lograr los objetivos que conlleva. No puede ser una acreditación, que mide la calidad de servicio que entrega un centro de estudios, la justificación para no negociar con los trabajadores. Acreditarse es una obligación de quienes guían este proyecto y no del resto de la comunidad.
Es probable que si no se consigue el objetivo, el Sindicato de Trabajadores Arcis sea mencionado como uno de los responsables de dicho fracaso y de paso una excusa para los verdaderos responsables que en seis años no han hecho una buena gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada